Oficinas que promueven el bienestar de los empleados

Las organizaciones están inmersas en una transformación que afecta significativamente al diseño de oficinas, especialmente en tres dimensiones: la oficina como experiencia de marca y de la cultura empresarial; la dimensión operativa de la oficina, centrada en nuevas formas de trabajo en equipo, y la dimensión humana de la oficina.

Las empresas están poniendo un mayor énfasis en el bienestar de sus empleados, especialmente tras la pandemia, con el objetivo de atraer y retener a un talento “muy tocado” emocionalmente y que en muchos casos se ha acostumbrado a trabajar fuera de la sede corporativa.

En este contexto social y empresarial, con nuevas políticas de RRHH que ponen a las personas en el centro, la mayoría de las empresas están buscando soluciones creativas para mitigar el impacto de la pandemia en el bienestar de sus empleados. Esto incluye proporcionar un entorno seguro y saludable para trabajar, así como ofrecer programas de atención psicológica, programas de bienestar, servicios que mejoran su día a día, como guarderías, y una mayor flexibilidad laboral que facilita el trabajo remoto. Estas medidas ayudan a sus empleados a ser más productivos y sentirse más conectados a sus empresas, lo que hará que sean más satisfechos y productivos en el trabajo.

De hecho, el Chief Happiness Officer (CHO) es un puesto de trabajo que se ha hecho cada vez más común en algunas organizaciones.  Esta figura nace de la necesidad de muchas empresas de aumentar la retención de empleados, la productividad y la satisfacción en el trabajo para que su negocio sea rentable. Además, esta figura busca promover una cultura de trabajo saludable y positiva que motive a los empleados a dar el máximo rendimiento.

El impacto de la oficina en el bienestar de los empleados

La oficina puede marcar la diferencia en el bienestar de los empleados a lo largo de su día laboral. Un entorno de trabajo saludable y agradable puede mejorar la productividad, compromiso y motivación de los trabajadores.

La calidad de los materiales de los espacios de trabajo, su ergonomía y otros factores van más allá de lo estético y se relaciona directamente con el éxito de una empresa.

Hay muchas actuaciones que se pueden tomar para mejorar el ambiente laboral y hacer que sea más atractivo para los empleados, empezando por su calidad lumínica, ambiental y acústica, directamente relacionada con la salud y el confort de los trabajadores.

Además, una oficina moderna debe proporcionar el equipamiento y los espacios adecuados para trabajar cómodamente. Una mezcla de espacios abiertos y cerrados, individuales y grupales, concentrados y colaborativos, formales e informales para ofrecer opciones a las personas y darles la oportunidad de encontrar las zonas adecuadas para realizar su trabajo en cada momento.

Trabajamos en digital, ágil, móvil e independientemente de la ubicación. De hecho, el trabajo se está moviendo cada vez más hacia la esfera remota, y la oficina se ha convertido en un centro para el intercambio personal, el co-working y la creación. Por eso, necesitamos de diferentes espacios,a utilizar según el momento y actividad, y un diseño totalmente diferente al de la oficina tradicional.

Un espacio de oficina que promueve el bienestar y la felicidad también debe tener una cultura organizacional positiva, transparente y participativa para motivar a los empleados, y un nuevo estilo de liderazgo que potencia su autonomía y empoderamiento.

Este liderazgo también debe estar acompañado de una atmósfera de comunicación abierta, en la que los empleados sean escuchados. Los trabajadores también necesitan tener una sensación de orgullo por su trabajo. Esto implica que su organización reconozca su trabajo, a título individual, y que como marca esté comprometida con un propósito y unos valores que la propia oficina debe ser capaz de transmitir.

Como el mobiliario de oficina mejora nuestro bienestar

El mobiliario de la oficina es uno de los elementos más importantes para crear un entorno de trabajo saludable y cómodo para los empleados. Pasamos muchas horas sentados en la oficina, por lo tanto, es crucial ofrecer un mobiliario diseñado para evitar lesiones musculo-esqueléticas. Mesas y asientos que, desde el diseño ergonómico y respetuoso con el medio ambiente, contribuyan a la salud, confort y bienestar de las personas.

El mobiliario de oficina debe estar implementado de forma inteligente, y esto pasa por empezar comprando mobiliario de oficina de calidad. Por ejemplo, las sillas de oficina deben ser regulables, para que los empleados puedan adaptar la posición correcta cómodamente; deben asegurar un soporte adecuado a la región lumbar y contar con reposabrazos.

Si quieres saber más sobre cómo debe ser un puesto de trabajo saludable equipado con mobiliario ergonómico, puedes descargar esta guía de FAMO, AESPLA e IBV, aquí.

En definitiva, si las organizaciones ejecutan políticas adecuadas, el espacio de oficina puede ser una herramienta invaluable para ayudar a garantizar el éxito de un negocio actuando desde el bienestar de las personas.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies y si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Pinche aquí para mayor información sobre nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies